Un decálogo de nueve puntos (más uno)

1

FILS  es un despacho de abogados que surge para dar cuerpo a un modo de trabajar; más aún: a una forma de ser. Competencia, excelencia, rigor; pero también humanidad, inmediatez, cercanía.

2

FILS es un equipo de profesionales que aman lo que hacen, hacen lo que aman, piensan coordinadamente, se exigen lo máximo, trabajan con sentimiento, se involucran en sus casos. Porque los casos de los clientes son “sus” casos. Y los clientes también son FILS.

3

FILS es ética. Trabaja con convicción y con empeño. No siempre tendrá la razón, pero siempre tratará de aportar las razones a su alcance que permitan alumbrarla. “Un razonamiento que no os convence”, explicaba el Dr. Johnson, “puede convencer al juez ante el que lo exponéis; y si es así, entonces es él quien está en lo cierto”.

4

FILS quiere ser una escuela de Derecho. Sus letrados son profesores en las mejores instituciones docentes del mundo jurídico, pero, de puertas adentro, pretenden crear el hábitat donde puedan formarse los jóvenes abogados que se vayan incorporando. Para que, sin perder su alma propia, tengan un sello reconocible.

5

FILS trabaja en español, en inglés, en catalán, en italiano, en francés. En el principio era la palabra. Las ideas de FILS nacen con las mejores palabras.

6

FILS no viene de ayer ni nace de cero. Proceden de la mejor tradición, a la que tributan gratitud; pero son hijos de sus obras.

7

FILS sabe que las mejores intenciones no ganan por serlo. Para ganar se precisan los mejores abogados, los mejores recursos, la mejor disposición. La convicción y la fuerza de FILS: un equipo que no ha nacido para quedar detrás de los primeros.

8

FILS es solidaridad. La abogacía que entiende que repartir es multiplicar. Un porcentaje importante de su actividad es trabajo pro bono. Para poner la mejor abogacía también al servicio de quienes necesitan más.

9

FILS tiene vocación internacional, pero es de un lugar. Abre alas al mundo, pero tiene sus raíces en Barcelona, a la que lo unen hilos sutiles e invisibles.

...y diez

Como FILS no quiere tenerlo todo previsto, aquí queda un espacio vacío: una página en blanco para que cada cual escriba en ella lo que hubiera deseado leer.